A mediados de los 90, el arquitecto francés Luc Guessard, con gran experiencia en navegación y diseño de barcos construye su trimarán de 35 pies Guará en Brasil. Con su hermano Frank, Luc navega durante ocho meses por el Caribe y comienza un negocio de Day Chárter con su barco en Luperón, en la costa norte de República Dominicana.

En 1998 Luc abre un pequeño astillero en la marina de su amigo Lenin Fernández y en el 2002 organiza un equipo y comienzan a construir catamaranes en fibra de vidrio de 30 pies para las dos empresas de buceo más importantes de la isla. AventuraBoats, el primer constructor de catamaranes para turismo en el Caribe acaba de nacer.

Ya con nuevos medios el astillero traslada sus instalaciones a La Culebra en 2006 y comienza la construcción de un ferri de 42 pies para Samaná. Pronto se empiezan a diseñar barcos más ligeros y resistentes fabricando los cascos y la plataforma en una sola pieza y utilizando “Sándwich de Nido de Abeja” para la construcción de las cubiertas. El 36 pies es el primer modelo de esta nueva generación, seguidos por el 42, 31 y 30 pies – un nuevo modelo por año.

En el año 2012 Se bota el “Why Not”, el barco número 60 y primero a vela.

Luc Guessard, fundador, arquitecto naval y director general ha entrenado un sólido equipo de 10 trabajadores entusiastas de la zona, algunos de ellos trabajan con él desde los inicios, aportando gran experiencia y profesionalidad.

Luc nunca ha dudado en contactar con expertos internacionales para proyectos en particular o mejorar el equipo e impulsar la producción.

Sin lugar a dudas algunos clientes son considerados como parte del equipo gracias a una larga relación, los proyectos realizados en común y porque ellos son los que han provisto a AventuraBoats con algunos de los mejores conceptos de diseño.